VDMFK - Vereinigung der Mund- und Fussmalenden
Künstler in aller Welt, e. V.

Composición y beneficios

Estructura organizativa de la AAPBP

La Asociación de Artistas Pintores con la Boca y el Pie en todo el mundo tiene la forma jurídica de “cooperativa democrática”. Todos los miembros pueden codeterminar la forma de gestión de la Asociación, así como los regímenes de tenencia de todos.
No todas las personas desean involucrarse de forma directa en la dirección empresarial de la Asociación y, de todos modos, una regulación de este tipo no resultaría apropiada por motivos geográficos y de salud.  Por este motivo, los miembros eligen por correo a los delegados que representarán sus intereses.

Los procedimientos administrativos quedan regulados por los estatutos, según los cuales debe celebrarse una convención como mínimo una vez cada tres años. En realidad, se han celebrado unas cuantas más.

Para fines electorales, la Asociación divide el mundo en las siguientes regiones: Europa, África y Oriente Próximo, América del Norte y del Sur, el Extremo Oriente, Australasia y Oceanía. Cada región envía como mínimo a un delegado por cada cinco miembros.

Beneficios para los artistas

Los artistas se benefician sobre todo de los fines económicos de la Asociación. A los estudiantes se les conceden becas en calidad de miembros que les sirven para mejorar su nivel de pintura permitiéndoles disponer de los medios necesarios para adquirir los materiales, recibir una formación, etc. De esta manera, se les brinda la posibilidad de entrar a formar parte de la Asociación como miembros asociados o miembros plenos. A medida que el nivel artístico de un estudiante va mejorando, también aumenta su correspondiente beca.

Cuando un estudiante alcanza un nivel que puede equipararse al de un artista profesional sin discapacidad, se le concede la categoría de miembro asociado o miembro pleno. Esto significa que cada miembro recibe unos honorarios mensuales durante toda su vida, incluso en el caso de que, debido a un empeoramiento de su discapacidad, no pueda aportar ninguna obra más a la Asociación para su comercialización.

Así se disipa el mayor temor que pesa sobre los artistas con alguna discapacidad –el miedo a que, debido a un empeoramiento de su estado de salud, no puedan seguir pintando–, ya que los costes de la independencia de las personas con discapacidad resultan muy altos. Esto afecta sobre todos a los que sólo pueden vivir solos si reciben ayuda de forma regular.

Gracias a su categoría de miembros, los artistas pueden concentrarse en pintar con la seguridad de que los intereses empresariales son defendidos por expertos de gran experiencia y sin discapacidad siguiendo fielmente sus deseos, lo que, al mismo tiempo, los libera de cualquier preocupación económica. La Asociación ofrece a los miembros y a los estudiantes la posibilidad de celebrar encuentros, intercambios, así como de seguir formándose. En el marco de conferencias, exposiciones o talleres, los miembros pueden encontrarse y consolidar relaciones de amistad. Durante los 50 años de existencia de la AAPBP, se han organizado numerosos actos internacionales de este tipo.