VDMFK - Vereinigung der Mund- und Fussmalenden
Künstler in aller Welt, e. V.

Felipe ROMERO CORTÈS



Fecha de nacimiento: 11.12.1994
Lugar de nacimiento: Ciudad de México, México
Los becarios de la AAPBP desde: 2004
Tipo de pintura: Pintura de boca





Currículum vitae

Nací el 11 de diciembre de 1994 en el Distrito Federal, México.

El 4 de abril del 2003, mis hermanos y yo regresamos de la escuela a la casa como a la una de la tarde. Mi mamá nos mandó a cambiarnos el uniforme y a lavarnos las manos para comer. Luego de bromear un rato, uno de mis hermanos y yo subimos corriendo a la azotea para perseguirnos entre los tendederos de ropa. En algún momento entre los dos tomamos una varilla de cortinero que estaba por ahí y agarrándolo cada uno de los extremos comenzamos a jalarla cada quien para su lado, para jugar a las “venciditas”. De pronto uno de los extremos quedo muy cerca de unos cables de luz y como si fuera un gran imán la corriente atrajo la varilla.  Al hacer contacto se escuchó un fuerte tronido y una luz intensa me cegó por completo.

Por unos instantes sentí claramente como todo mi cuerpo era traspasado por un rayo y luego todo se obscureció cuando recobre el conocimiento me di cuenta que había pasado poco tiempo y que estaba tirado en el suelo. Todo el cuerpo me dolía mucho. Los oídos me zumbaban y mis brazos estaban grises. Mi hermano estaba tirado a poca distancia de mí.  La descarga eléctrica lo había lanzado contra unos tanques de gas y al golpearse en la cabeza se había desmayado. Todo aturdido, me di cuenta que mi mamá y otros familiares ya estaban junto a nosotros, la ambulancia tardó en llegar como media hora.

Primero nos llevaron al hospital Magdalena de las Salinas, pero no nos recibieron por que no había cupo.  Nos mandaron a otro hospital. A mi me llevaron a traumatología de Lomas Verdes “IMSS” y a mi hermano a un hospital particular. Cuando los médicos me revisaron para evaluarme su primer diagnóstico fue muy alentador, pues dijeron que tal vez lograría recuperarme completamente. Pero no olvido que en algún momento escuche que una doctora dijo en voz baja “yo no creo que se pueda recuperar, seguramente este niño va a perder los brazos”
 
Poco a poco me di cuenta de lo que había perdido, pero también de lo valioso que era seguir vivo y de que mi hermano ya se había recuperado totalmente. El no perdió ninguna parte de su cuerpo aunque hasta la fecha tiene una gran marca en la mejilla derecha por la quemadura que le produjo la salida de la corriente eléctrica. Lo que a mi me dolía mucho era ver como sufría mi papá y mi mamá por todo lo que se alteró la vida de toda la familia después del accidente, por eso yo le decía a mi mamá que no se preocupara que todo iba a estar bien.

A mi siempre me gusto dibujar en mis cuadernos, pero nunca pensé que lo pudiera hacer con pinceles, conocí la Asociación de Pintores con la Boca y con el Pie y me presentaron al artista Fernando Téllez (finado) quien era becario de la Asociación y después a Juan González Cervantes, quien también ya era becario de la Asociación para que me enseñaran a pintar.

El haber encontrado a esta Asociación fue una verdadera bendición. Desde que formo parte de ella, cambio mi vida y mi carácter ha vuelto a ser alegre y ahora también soy muy juguetón como antes. Mis padres están muy orgullosos de mí, pues ahora dicen que tienen un artista en la familia.

Me gusta mucho pintar cosas de la naturaleza, sobre todo usando los colores blanco y rojo. Me gustaría aprender a pintar animales y muchas cosas más que me faltan, pues quiero llegar a ser un gran pintor.